Guerra Fría y relaciones con otros acontecimientos

Guerra Fría (1945-1991) fue un enfrentamiento político, ideológico, social y cultural entre dos bloques de países liderados por Estados Unidos (defensor del capitalismo) y la Unión Soviética (defensor del comunismo). 




Tenían en común enemigo el nazismo, una vez derrotado las dos superpotencias, entraron en un conflicto de poder por imponer sus ideologías por todo el mundo, y de esta manera conseguir ostentar el poder, esto se debía a que cada una tenía un modelo económico y político opuesto a la otra . La guerra finalmente termina con la caída del muro de Berlín (1989) y la posterior disolución de la Unión Soviética (1991), resultando vencedores los países democráticos. 

Con el fin de esta guerra se produjo la división del mundo en dos bloques con ideologías muy diferentes, lo cual sigue vigente hoy en día.


Hoy día podemos observar como Rusia sigue intentando rivalizar con Estados Unidos para extender su influencia a nivel global, para ello se posicionan en conflictos internacionales, Rusia para hacer la competencia y Estados Unidos para mantenerse en el centro del poder, Uno de los ejemplos es la guerra de Siria, una guerra civil, en la que Rusia se alió con el régimen sirio de Bashar el Asad, mientras que Estados Unidos apoyó a rebeldes sirios y kurdos.





En relación con la Guerra Fría, según especialistas se cree que desde la Primera Guerra Mundial surgieron desencuentros entre los líderes de las naciones que se vieron afectadas por los enfrentamientos bélicos, es decir, consideran que el origen de la Guerra Fría podría tener sus frutos en torno a esta época.


La Primera Guerra Mundial (1914-1918) fue el primer gran conflicto internacional del siglo XX. En ella se enfrentaron dos bloque de países: los aliados que formaban la Triple Entente (Francia, Inglaterra y Rusia, a los que se unieron entre otros Italia, Estados Unidos y Japón) y las potencias centrales de la Triple Alianza (el Imperio alemán y el Imperio astro-húngaro, apoyados por el Imperio otomano). 


El detonante oficial de la guerra fue el asesinato del archiduque
Francisco Fernando de Austria
, pero entre sus causas también se encuentra la radicalización del nacionalismo y el auge del imperialismo, dos hechos que influirán en parte tanto en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial como el de la Guerra Fría. Finalmente se llega a la paz mediante la firma del Tratado de Versalles. 





Podemos establecer algunas relaciones de dichos conflictos en dos ámbitos: a nivel interno, y a nivel externo.


En cuanto al primer aspecto a tratar, cabe destacar que el comienzo tanto de la Primera Mundial como el de la Guerra Fría se debe en gran parte al deseo expansionista de las potencias de cada periodo. 


En la Primera Guerra Mundial el Imperialismo fue muy relevante. Y el desencadenante de la Guerra Fría será el deseo de las superpotencias por establecer su sistema político y económico en otras áreas de influencia. 


En definitiva, podemos observar en todos los casos se demuestra que el exceso de poder y el deseo de imponerse sobre otros países tiene como consecuencia un conflicto bélico.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El club de la miseria

Noruega: De colonia sueca a petromonarquía

Irlanda y su expansión económica